El Quiñón contará en breve con un nuevo consultorio médico.

  • Imprimir

El consejero de Sanidad y Asuntos Sociales del gobierno regional ha anunciado que el barrio del Quiñón contará con un nuevo consultorio médico, que se prevé que esté en funcionamiento en el mes de julio.

El anuncio se ha realizado durante una visita a la localidad, en la que estuvo acompañado por el alcalde de Seseña, la concejal de Bienestar Social y otros miembros del equipo de gobierno. Juntos visitaron el local que va a albergar el nuevo consultorio para la atención sanitaria de los vecinos del barrio de El Quiñón, donde el SESCAM va a iniciar de forma inminente las obras de adecuación.

Ya se ha completado el expediente de arrendamiento para la instalación del consultorio, que estará situado en la calle Velázquez, y se ha redactado el proyecto para el acondicionamiento del espacio. Se trata de un local con una ubicación céntrica y accesible, tanto para pacientes como para vehículos. Se atenderá la demanda de asistencia habilitando tres consultas: de medicina de familia, de pediatría y de enfermería, respectivamente.

El plazo de ejecución de las obras se prevé que sea de tres meses para que en julio pueda estar ya funcionando.

El alcalde de Seseña, Carlos Velázquez, ha recordado que “desde el primer día, el actual equipo de gobierno ha trabajado para garantizar a todos los vecinos del Quiñón los mismos derechos y servicios que a cualquier otro vecinos del municipio. Por eso, que hoy podamos anunciar la puesta en marcha de breves fechas de un nuevo consultorio es una gran noticia para el presente y el futuro del barrio”.

Esta nueva instalación, unida a la posibilidad de poder utilizar el Hospital de Aranjuez como referencia para todos los vecinos de Seseña, viene a dar respuesta a las necesidades sanitarias del barrio del Quiñón, que a partir de ahora no tendrán que desplazarse hasta Seseña para recibir una consulta de atención primaria o hasta Toledo o Illescas para recibir atención especializada.

Con respecto al Centro de Salud proyectado por el anterior gobierno regional, la construcción no llegó a licitarse en la anterior legislatura por falta de presupuesto lo que conllevó la posterior resolución del contrato.